jueves, 22 de febrero de 2018

Historia de tres mujeres, Esperanza Benayas.

Sostengo el libro entre mis manos, y no puedo dejar de recordar a mi abuelo. ¿Le escuché lo suficiente?, me pregunto. ¿Aproveché el tiempo con él? Cuando las personas se van, solo quedan los recuerdos y las historias que nos contaron. Por desgracia, a veces nos parece más interesante una conversación por Facebook que una tarde al brasero con el abuelo o la abuela. ¿Es eso el progreso?

Empiezo de esta manera mi post porque el libro de Esperanza Benayas nos habla del pasado, de la familia, de los abuelos. Nos habla de la herencia narrada que estos nos dejan. Y también nos ofrece un documento de la España de posguerra, un retrato de nuestro país en tiempos de hambre y oscuridad, y una crónica personal de cómo los tiempos evolucionan, sí, pero no cambian.


¿Por qué decidí leer Historia de tres mujeres? Creo que cuando se hace una reseña, el que da su opinión debe ser lo más sincero posible. Así pues, os confieso: la primera sensación que el libro me transmitió fue poco halagüeña. La portada anterior era bastante triste, y además, el libro se planteaba como una especie de diario biográfico basado en hechos reales que no me atraía en absoluto. Sin embargo, también creo que un lector que aprecie la literatura en su totalidad, tiene que investigar y confiar en ciertas obras. Detrás de las apariencias, la novela de Esperanza tenía muchos sentimientos volcados en ella, y entonces, empecé a indagar un poco más. Me topé con una entrevista de la autora en la radio donde hacía afirmaciones como "las personas estamos hechas de recursos y soluciones sencillas". No pude estar más de acuerdo con esta frase y otras muchas. Era una señal. Tenía que leer su libro.



¿Cómo es la lectura de Historia de tres mujeres? Creo que todas las personas que hemos leído el libro coincidimos en la opinión de que es una novela diferente. Te puede gustar más o menos, pero es muy distinta a lo que estamos acostumbrados a leer. 

La novela se divide en tres partes en las que vemos no sólo variaciones emocionales, sino también, cambios temporales. En la primera parte del libro, nos encontramos con la voz en primera persona de Antonio. No es una persona ficticia, sino alguien real cuyo diario llega hasta nosotros gracias al trabajo de documentación de Esperanza. Este testimonio real le da, desde mi punto de vista, un gran valor sentimental a la novela. Leer las vicisitudes de una persona que ha vivido el estallido de la guerra en nuestro país y los años posteriores a la misma, pone los pelos de punta. Pero a pesar del cruento periodo en el cual se desarrolla esta primera parte, todas las páginas están plagadas de amor, porque Antonio realmente lo que quiere reflejar en su diario es el intenso amor que sentía por su esposa, Esperanza. Por tanto, la primera mujer de la novela la conocemos a través del hombre que la ama. Algunos lectores dicen que hubiesen preferido poner el protagonismo en ella, y no en los ojos con los que la mira su marido, pero a mí no me ha molestado este acercamiento indirecto hacia Esperanza. Le da una nota más pasional.

La segunda parte de la novela es un vuelco de sentimientos muy grande. Pasamos del amor al rencor, y es que en este periodo conocemos a la segunda mujer, Florentina, la que despierta en su hija fuertes sentimientos de rechazo por la vida que ha elegido vivir. Florentina es alcohólica, y lleva una vida disoluta en la cual, no caben las necesidades de su hija. Tampoco parecía profesar un buen trato hacia su madre, Esperanza. Por todo ello, la mitad del libro es una descarga de sentimientos negativos hacia esta mujer. El lector también sufre las oscilaciones emocionales, la ira, la rabia, la frustración. Se vislumbra poco amor en estos momentos.

Banner realizado por La Reina Lectora

Llegamos ya al final, el cual se acerca más a nuestro tiempo, y conocemos al último personaje de la novela: Sylvia. Sylvia lleva en su corazón el bonito recuerdo de su abuela, e intenta dejar marchar el nefasto recuerdo de su madre. Con todo ello, se convierte en una mujer con recursos y soluciones sencillas, como ya anticipaba la autora en la entrevista de la radio, y con un gran poder de superación. Esta última fase parece una etapa de sanación, pues Sylvia encuentra también el amor y nos narra anécdotas más distendidas de su vida, como algunos viajes que realizó junto a su pareja.

He resumido a grandes rasgos la obra, cosa que no suelo hacer en mis reseñas, pero esta vez, opinar sobre hechos reales, aunque sean presentados en forma de novela, es muy subjetivo. Quiero más bien plasmar qué os vais a encontrar en ellas. Aunque para ser fiel a mi estilo, también os cuento algunas cosas valorativas a continuación.

La forma de narrar de la autora, la cual vemos en las dos partes finales (ya que la primera es una copia del diario de Antonio), tiene una calidad muy alta. Encontramos reflexiones interesantes, y aplicables a nuestro día a día. Todo el libro es también un maremágnum de emociones, y en este caso, utilizo los dos significados del nominativo maremágnum: desorden y profusión. Los sentimientos están desorganizados, lo que da la sensación de descarga emocional profunda, y son abundantes, lo que le otorga a la obra un corte intimista que tampoco hay que pasar por alto. Para mí, la única pega que le hago a la autora, es que en lo cognitivo también ha sido desordenada. Se aprecia cierto pensamiento saltígrado en sus relatos, pues podemos pasar de un tema a otro totalmente distinto sin orden ni concierto. No ha sido molesto, ya que es como tener una conversación con la autora, pero creo que es un elemento a pulir para aumentar la profesionalidad de la obra. Estoy segura de que lo tendrá en cuenta.

Banner realizado por La Reina Lectora

En general, recomiendo su lectura para quienes deseen salir de su zona de confort y adentrarse en la vida de unas personas reales, cuyos problemas, quizás, también sean los nuestros. Héroes de a pie, historias del pasado, España en su más cruda realidad. La autora dice que siente gran afinidad por los libros de Alejandro Palomas, así pues, todos sus escritos van en esa línea. Yo no puedo desmentir o afirmar esto porque aún no he leído nada de él. 


¿Volvería a leer algo de Esperanza Benayas? Tengo pendiente continuar con El reencuentro, la obra que le sigue a Historia de tres mujeres. Son dos tomos independientes, pero guardan cierta relación. Ambos han sido reeditados recientemente y han salido en papel con una oferta muy interesante. De la maquetación, renovación de portadas y gestión del contenido en Amazon se ha ocupado mi compañero, Yeivit, el cual como ya sabéis es el creador de La Reina y se dedica a labores de diseño gráfico e ilustración (aquí).



¿Qué os ha parecido? ¿Qué os transmite este libro?

Os animo a uniros en la página de la autora, para conocerla, charlar con ella y compartir literatura en general.


lunes, 19 de febrero de 2018

Amor y Virtud, de Rolly Haatch.

Aristóteles decía que en el punto medio se encuentra la virtud. Y su maestro, Platón, habló de una serie de virtudes cardinales que el ser humano debía desarrollar si quisiese alcanzar la pureza del alma. Esto inspiró a Rolly Haatch para crear una trilogía con carisma, centrada en las vicisitudes de una serie de personajes y amenizada con el trasfondo filosófico de la teoría de Platón. Ha sido nuestra primera lectura conjunta de 2018, en el club Las Lunas del Reino y vamos a hablar un poco sobre ella.



¿Por qué decidí leer Amor y Virtud? Tengo pendiente a Rolly desde que comencé mi andadura con el blog. Es una autora de referencia en la autopublicación y no sólo está cosechando muy buenas críticas con sus libros, sino que su ingenio y su siempre deseo de mejorar, también está haciendo que su marca de autora sea cada vez más reconocida. La lectura conjunta propuesta en el club fue el momento decisivo para adentrarme en el mundo de Amor y Virtud.

¿Cómo es la lectura de Amor y Virtud? Lo primero que supuse es que este libro no tenía un argumento, sino que más bien era una sucesión de acontecimientos que le iban ocurriendo a los personajes. Los personajes, por tanto, son el motor de esta novela. Y por ello, analizar Amor y Virtud es al fin y al cabo, hablar de los personajes que la componen. Estos están muy bien construidos porque cada uno de ellos tiene algún atributo que lo representa y diferencia del resto. Y además, Rolly ha jugado con las virtudes cardinales de Platón para asignar una a cada protagonista, por lo que sin hablar de filosofía, estamos entendiendo de alguna manera esta teoría filosófica. Con respecto a esto último, me parece sumamente original, porque no sólo se recrea una obra distinta con el toque personal-metafórico de la autora, sino también todo un estilo propio para la trilogía al completo.

Sin embargo, he encontrado más peros que pros en la lectura. Tengo la sensación de que el verdadero protagonista de este libro es Jake, un personaje conflictivo que constantemente se está metiendo en líos. Y por ende, la débil trama se impulsa a través de los problemas que va teniendo Jake, los cuales parecen no acabar nunca. Me he visto inmersa en un bucle repetitivo que a veces empeoraba porque Jake y su nula capacidad para mantenerse al margen de los follones, tenía que cuidar de Arabia y Zane, la mejor amiga de su hermana y su hermana respectivamente. Entonces, se mezclaba la visión del chico conflictivo con la de las niñas inocentes que no saben cuidarse solas y para recrear esto, la autora echa mano de un par de situaciones festivas en discotecas o similares, también muy parecidas entre sí, que terminan dramáticamente. Es como si salir de fiesta fuese un peligro continúo, y a pesar de que el libro se desarrolla en otra época y localización geográfica, me ha parecido un poco excesivo. Pero esto es subjetivo y soy totalmente consciente de ello. Así pues, del párrafo aquí expuesto quedaros únicamente con que he tenido cierta sensación de bucle durante la lectura porque las situaciones se repetían entre sí.

Imagen tomada por La Reina Lectora (Amor y Virtud, 2ª ED).

Por otro lado, me ha faltado el drama en otros pasajes donde sí era más necesario. El único gran giro, llegando al final, se solventa en un par de páginas y no tenemos tiempo para profundizar en los personajes y en lo que sienten. Creo que hubiese sido un gran momento para conocer y conectar más con ellos. El argumento, como ya he comentado, es flojito en pro a la red de personajes, por lo que estos momentos de tensión o sorpresa están muy bien para meter un chute de adrenalina al lector si se refleja también en los personajes. 

Como veis en el título, la virtud está muy presente, pero también el amor. El amor a la familia, a los amigos, e incluso, en un último guiño final, a la vida. No es un libro de carnaza en cuanto a relaciones sexuales o sentimentales, pero el interrogante "amor", en general, es una de las cosas que te mantiene pegado a las páginas. "¿Acabarán juntos "x" con "y"?", Es una pregunta que se puede hacer en muchos momentos y también, sobre muchos personajes. Y esto siempre impulsa hacia delante. Creo que Rolly sí que ha tenido buenas ideas a la hora de cruzar los hilos entre ellos y que va a sorprender en los siguientes libros.


El final deja la puerta abierta para el segundo libro, y es un buen gancho, pero también desilusiona al darte cuenta de que lo leído hasta ese momento ha sido más bien introductorio. Te ha colocado las piezas en el tablero y te ha enseñado algunas jugadas, pero no la estrategia completa. Si quieres saber más, debes seguir leyendo. Así que lector, estoy segura de que a pesar de las cosas negativas (si es que las hubiese para ti), continuarás con esta trilogía.

Por último, quiero resaltar la forma de escribir de Rolly. Para ser su primer libro, escribe de maravilla. Los diálogos son maduros, tiene claro el mensaje que quiere transmitir y usa un estilo narrativo limpio. 


En general, no ha sido un libro que me haya entusiasmado, sobre todo por los aspectos subjetivos (mi forma de valorar ciertas situaciones, de conectar con la personalidad de algunos personajes y mi tendencia a preferir las obras de acción versus las historias de vidas ficticias). Sin embargo, sé lo difícil que es tejer este tipo de novelas. Cada personaje tiene su propio hilo "argumental" y se va a cruzar mil veces con la de otros. Y cuando una obra se debe a sus personajes, estos se vuelven muchas veces caprichosos y obligan al autor/a a tirar por ciertos caminos que no estaban previstos de antemano. Rolly ha procurado que aunque sus personajes tomen también sus propias decisiones, al margen de ella, esto quede en forma de historia coherente y atractiva. Porque lejos de mi opinión, sé reconocer el atractivo de una obra para otros muchos lectores, y la de Rolly lo es. 



¿Volvería a leer algo de Rolly Haatch? Por el momento no voy a continuar con la trilogía, porque aunque el final te deja loca de ganas, preveo que el horizonte puede ser un poco aburrido para mi gusto literario. Además, al haber sacado más peros que pros, me he desilusionado un poco con el proyecto completo de Amor y Virtud, es como si me hubiese faltado algo. E insisto que es solo mi opinión, pues este libro está avalado por muchas críticas positivas.

¿Quienes de mis seguidores han leído Amor y Virtud? ¿Y cuántos de vosotros no estáis de acuerdo con mi reseña? Estoy segura de que sois unos cuantos :P

martes, 13 de febrero de 2018

El virgo del príncipe elfo, de Liz Wyler.

Hoy en día podemos encontrarnos muchos clichés en el género erótico. También seguramente en el género fantástico. Sin embargo, parece que a consecuencia de novelas como Cincuenta sombras de Grey, hemos elaborado en nuestro imaginario un tipo de literatura erótica muy encasillado en el rol machista dentro de una historia romántica. Es por ello, que al encontrarme con una novela erótica de argumento fantástico, la lectora que llevo dentro siente muchísima curiosidad. Nada de ricachones perturbados ni escenas románticas en hoteles de lujo con alto contenido sexual. Desde luego, el sexo entre elfos y otras razas se me antojaba más interesante.


¿Por qué decidí leer El virgo del príncipe elfo? Como lectora no asidua a la literatura erótica, e incluso romántica, pero sí fantástica, me pareció una gran oportunidad de abordar el género con una mezcla rara y diferente. Y la verdad es que este libro guarda varias sorpresas.

¿Cómo es la lectura de El virgo del príncipe elfo? Ante todo es equilibrada. Quizás este dato os puede parecer de poca utilidad, pero debo señalar que la historia tiene tan solo 102 páginas y muchas pretensiones. Quiere ganarse el género erótico y fantástico por igual con una historia compleja y en tan corta extensión, podría haber fallado, pero no lo hace.

Por un lado, hay un objetivo fijo desde el principio que da sentido a las escenas sexuales. Algunos libros tienen un argumento tan pobre que este parece una mera excusa para el folleteo de sus personajes. Sin embargo, Liz Wyler crea una historia coherente y además, nos sorprende desde el minuto cero presentándonos una sociedad hembrista donde las mujeres tienen la supremacía y los hombres están por debajo de estas. Con dicha estructura social, nos hace asistir a un torneo en el cual, las hembras de distintas razas competirán para ganarse el virgo del príncipe elfo y por ende, convertirse en reina. 

Como veis, llegados a este punto el lector tiene que cambiar radicalmente de pensamiento, pues es extraño concebir que las mujeres serán quienes compitan por desvirgar a un hombre. Las historias de príncipes y princesas que nos han contado son distintas. Para mí es el primer punto fuerte de la novela. Te hace pensar de otra manera. Es cierto que nadie quiere una sociedad de este tipo, pues todos buscamos la igualdad, pero estos argumentos extremos, te permiten reflexionar acerca de muchas cosas.

Y aquí empieza la aventura. Habrá distintos reinos que compitan por el virgo del príncipe, y cada uno de ellos está exquisitamente representado. Su vestuario, sus armas, su poder mágico. Me han parecido contrincantes muy coloridos y visuales, dignos del género fantástico. Nuestras protagonistas, una cazarrecompensas algo bruta y una elfa de alta cuna, crean también un binomio épico muy especial. Pero para épica la aventura que se les presenta en tan poco tiempo a ambas. Lucha, amor, sexo y despiste en un libro que se lee en una tarde. Excelente la parte argumental.




Las escenas sexuales se repiten sin descanso, pero con una erótica del placer que caliente hasta a los icebergs del Polo Norte. La lectura es muy calentita, y como podéis imaginar, hay momentos lésbicos, pero no son los únicos. Todo el relato está plagado de erotismo y el lector tiene la sensación de que no se rebaja la tensión en ningún momento. Todos los personajes están on fire, pero sin ser forzar.

A medida que avanzamos, nos daremos cuenta de que la autora juega al despiste con nosotros  para llegar al gran giro final. Un giro final cuya transición quizás es un poco débil (por culpa de la extensión del libro, seguramente), pero que no por ello deja de ser inesperado. Aquí está mi gran pega. Hay un claro juego de identidades que para mí es como si se desinflara la premisa hembrista y la autora diese marcha atrás llegado el final. Me ha gustado un montón el final por lo sorprendente que es, pero a la vez, me ha dado pena que todo se normalice de esa forma. Sé que no entendéis a qué me refiero porque quizás no habéis leído el libro. Sólo deciros que el cómo se suceden los acontecimientos podría abrir debate perfectamente.

En conclusión, me ha encantado la historia épica, me han gustado mucho las escenas sexuales (a pesar de que se presenten en grandes cantidades) y creo que el enfoque, así como el giro final, es diferente y atrevido. Además, Liz escribe muy bien y de forma ágil. Yo hubiese llegado hasta el final con ciertos asuntos, y hubiese preferido que el libro tuviese una extensión algo mayor, pero no es nada que enturbie mi buena opinión sobre él.



¿Volvería a leer algo de Liz Wyler? Sería fantástico que Liz siguiese indagando en esta mezcla de géneros. El resto de sus novelas tienen un corte más romántico y por el momento, no estoy muy metida en el género. Aún así, os dejo aquí las portadas por si alguna os llama la atención:


¿Qué te ha parecido este libro? ¿Conoces otros con enfoque hembrista? ¿Qué es lo que más te llama la atención de él?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...